Vaya al Contenido

Las primeras horas desmontando

¡Cuan gratas son las primeras horas dedicadas a desmontar!
Y con que ilusión se guardan los tornillitos con sus arandelitas, tirando fotos a diestro y siniestro sin tener muy claro donde se van a guardar todas las piezas. Es posible que padezca algún grado del sindrome ese de Diógenes, pues realmente me cuesta horrores tirar absolutamente nada. Por muy descompuesto que este el plastico o podrida la chapa, no soy capaz de desprenderme de ella.
Sin entrar en el problema del espacio para almacenar lo que se guarda, puede que mañana te haga falta la pieza original para tomar alguna medida o como molde, o simplemente para buscar una igual por ahí.
Definitivamente guardarlo todo es el mejor comienzo.

herrumbre.es@Eduardo_Fdez_soyc3351fd@copitima.com

Pincha para dejarme un mensaje
Regreso al contenido