Vaya al Contenido

El depósito de la Montesa Enduro 360 H7

Esta Montesa tiene un depósito firmado por Acerbis construido con material plástico denominado Lupolen. Este es un material plástico blando de baja adherencia superficial que presenta un problema de permeabilidad que produce que se desprendan los revestimientos que se le apliquen, y las calcas también.  Montesa no pintaba estos depósitos, sino que los montaba con plástico tintado y las calcas o pegatinas directamente encima del plástico.
El depósito de este video sufre el mal al que me refiero.: https://youtu.be/xDwtnA3X32E
En mi caso las pegatinas duraron poco más de un año, no así los logos de resina que nunca se desprendieron.
He leído de todo con respecto a la solución de los problemas de desprendimiento de la pintura en los depósitos del fabricante Acerbis en distintos foros, donde cada uno cuenta su experiencia que en general suelen ser desafortunadas. Y es que el problema creo que no es único, me explico: además de la posible permeabilidad a gases, disolventes o lo que sea, el deposito interiormente presenta una baja adherencia de los recubrimientos, de modo que al aplicar resinas exposi a la superficie interior, está se escurre demasiado y forma una capa muy fina y poco adherida.
Creo que si queremos darle una solución definitiva, la aplicación de la resina interior debemos hacerla al menos en dos etapas. No se trata de consumir más producto, si no que la mayor parte de este quede fijado a las paredes. Para ello en vez de preparar la mezcla de componentes completa de una solo vez, haremos dos particiones. Aplicándolas con una separación de al menos 24 horas, de modo que en la primera de ellas podemos agregar algún diluyente de los que recomienda el fabricante de la resina y en la segunda de ellas no adicionaremos ningún diluyente.
En cuanto al revestimiento exterior, si el amarilleado del plástico es muy intenso no queda más remedio que pintar y el éxito de toda pintura pasa por una completa adherencia de la base. Quiere esto decir que apliquemos lo que apliquemos por fuera, si el deposito sigue siendo permeable se desprenderá la base y se formaran levantados o burbujas en función de la elasticidad del conjunto de capas que formen el revestimiento.
Si suponemos que nuestra aplicación de la resina ha sido exitosa, la base del revestimiento exterior debería empezar por un par de manos de una imprimación para plásticos que puede usarse incluso de aparejo por su secado rápido, seguida de las manos de pintura color, aplicación de las calcas y terminado con barniz, empapelando toda la superficie que queda oculta en la que debe quedar el material plástico al aire.
Medida de los ángulos de los logos de Montesa
La foto es espantosa, pero suficiente para ver la intensidad del amarilleo del plástico
La imagen es penosa, lo sé. Pero es suficiente para apreciar el grado de coloración que ha tomado el depósito.
Esta parte es la que queda oculta por el asiento y no ha recibido los rayos del sol.
Si tal como algunos afirman, la colaración es debido a disolventes y aceites esta zona oculta por el asiento debería mostrarse igualmente manchada y no es así, por lo que estoy convencido de que la coloración se debe a que estos plásticos utilizados por Acerbis no soportan la exposición prolongada al sol.
El producto que suelo utilizar es el que aparece en esta imagen de abajo. Está compuesto por un ácido desoxidante más apropiado para los depósitos metálicos, la resina epoxi y el catalizador. En mi caso la aplicación del ácido solo sirvió para limpiar el interior y poco más ya que no actúa sobre los depósitos de aceite solido acumulados en el fondo. Para retirarlos utilice un puñado de bolas usadas de rodamientos y mucho ritmo latino.

dado que el secado es rápido se puede utilizar la imprimación como aparejo lijando entre mano y mano
Aunque la pintura parece blillante en realidad es satinada al secar.
Situación de las calcas
Ponemos las calcas y preparamos para barnizar
Se sitúan las calcas sobre el fondo de color y directamente damos el barniz. Utilizo un 2K de buena calidad y doy una sola mano no muy cargada.
 
Con el barnizado nunca se para de aprender; si damos dos capas, se crea como un efecto espejo que lo hace muy brillante, resultado no deseado para esta aplicación. Además, se resaltan todas las imperfecciones y se le pega todo el polvo que haya en 1Km a la redonda. Motivos más que suficientes para descartar la segunda mano.
 
Pero la razón principal es que busco que parezca el plástico original, con fondo de color satinado y una sola capa de mano o algo menos. Otra cosa a tener en cuenta es que sobre los blancos si se aplican capas cargadas, como mano y media, se tiende a amarillear un poco aunque se use productos Premium.
 
Resulta un ejercicio interesante dar un poco de color a un pieza descartada pero que tenga alguna zona lisa para apreciar acabado y compararla con el trabajo tras aplicar la mano de brillo. Se puede apreciar la sensible modificación del tono.

Y este es el resultado ya montado en la máquina. A un metro el aspecto es bueno, así que nadie se acerque más.

herrumbre.es@Eduardo_Fdez_soyc3351fd@copitima.com

Pincha para dejarme un mensaje
Regreso al contenido