Vaya al Contenido
En régimen de marcha los anclajes de los amortiguadores están sometidos a esfuerzos y vibraciones continuos, al transmitir el par entre el basculante y el chasis. Según la posición en la que estén situados los anclajes del amortiguador respecto al eje de giro del basculante, además están sometidos a un esfuerzo de torsión que deben ser absorbido por el anclaje para permitir el libre movimiento del basculante. En resumen, los anclajes de los amortiguadores sufren de lo lindo y se desgastan, y si son de una moto de enduro más aun.
Pongo unas fotos de los anclajes que me he encontrado en distintos amortiguadores Betor.
Los soportes inferiores, más simples que los superiores, están constituidos por una pieza de goma o plástico y un casquillo. En los de 39cm he encontrado casquillos de un plástico bastante duro de algo parecido al teflón, y un casquillo de acero que ha resultado muy desgastado seguramente por la dureza de la pieza de plástico. En los de 36 había montados un par de gomas tronco-cónicas sobre un casquillo, que en mi opinión parece mejor solución.



Los superiores son algo más complejos y están diseñados para absorber torsiones. Por lo general están equipados con una rótula central, un casquillo y un sistema de cierre para retener el engrase. Este anclaje es una articulación sin elemento elástico mientras que la inferior si lo tiene. Me gusta especialmente el de los Betor de 39 originales que tiene la rótula y dos casquillos, uno a cada lado con sendas tóricas de grandes dimensiones, y que al desmontarlo aun se conservaba engrasado.
Me decido a montar las gomas y casquillos de acero abajo y mantener la rotula y los casquillos originales arriba. Una opción razonable sería sustituir las gomas y el casquillo del anclaje inferior por un silenblock de los actuales con un compuesto elástico con mejores prestaciones como este de la imagen de la izquierda, para pedirlo basta tomar medidas y buscarlo en el catálogo. Este de la imagen tiene un precio de 2,50€.
La rótula la he encontrado en el catálogo de un conocido fabricante de rodamientos, que dispone de modelos de varios materiales.  Alguno de ellos no requieren engrase, pero como voy a mantener los casquillos y las tóricas los monto de acero normales.
Para extraerlos basta calentar el soporte del amortiguador, buscar un buen apoyo y sin quemarse golpearlos con ayuda de una llave de vaso apropiada según el diámetro del casquillo.  Salen con facilidad y una vez fuera compruebo que no están en mal estado,  se ve que el sistema de cierre con las tóricas los ha conservado lubricados.
La lubricación principalmente es para reducir el desgaste y el rozamiento, pero la grasa también sirve para proteger a las rótulas frente a la corrosión en periodos largos de inactividad. El fabricante de la rótula recomienda una grasa con base de sulfonato cálcico que tiene una base de aceite muy viscosa, con muy buenas propiedades antioxidantes y una buena resistencia al agua. Me quedo con lo de viscosa y resistente al agua y le pongo una grasa sin litio de las de las homocinéticas para que no se coma la goma de las tóricas.

herrumbre.es@Eduardo_Fdez_soyc3351fd@copitima.com

Pincha para dejarme un mensaje
Regreso al contenido